Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Se trata de un tema controvertido, como ya os venimos anunciando desde hace tiempo en diferentes publicaciones:

sentencias hipotecas asesoria gestoria arandaY es que, en los últimos años, muchos tribunales españoles han establecido como nula la cláusula que aparece en muchos préstamos hipotecarios por la cual se obliga al consumidor a pagar los gastos de formalización de la hipoteca, como ya os hemos hablado en alguna ocasión. Dichas sentencias consideran que es la entidad financiera la obligada a asumir dichos costes, incluido el “Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados”, también llamado de forma abreviada AJD. Sin embargo, también existen numerosas sentencias en sentido contrario, considerando que no todos los gastos estaban afectados, por lo que consecuentemente no existía un criterio judicial claro.

Recientemente el Tribunal Supremo ha resuelto dos recursos aclarando quién debe asumir el coste del llamado AJD. Y, al tratarse de dos sentencias en el mismo sentido, establecen jurisprudencia, por lo que ahora todos los tribunales deben seguir su mismo criterio. El criterio se diferencia en función del tipo de cuota y es el siguiente:

◉ Cuota variable:

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

A los efectos del Impuesto sobre la Renta, se consideran discapacitados aquellos contribuyentes que acrediten un grado de discapacidad igual o superior al 33%. El grado de discapacidad deberá acreditarse mediante certificado o resolución expedido por el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO) o por el órgano competente de las Comunidades Autónomas. Las personas que acrediten este grado de discapacidad (e incluso sus familiares) podrán disfrutar de diversos incentivos en el IRPF a la hora de hacer la declaración de la renta.

discapacidad IRPF renta hacienda asesoria gestoria arandaTe enumeramos algunos de estos incentivos en el IRPF:

1. Las personas con discapacidad pueden aplicar, además del mínimo personal general de 5.550 euros, un mínimo por discapacidad de 3.000 euros (dicho mínimo se aumenta en otros 3.000 euros si se acredita movilidad reducida o necesitar ayuda de terceros). Para las personas con una discapacidad igual o superior al 65%, el mínimo por discapacidad total aplicable es de 12.000 euros.

2. Los discapacitados que sean trabajadores activos o trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE) pueden incrementar en 3.500 euros el gasto deducible por obtención de rentas del trabajo –o de actividades económicas en caso de TRADE–, de forma que dicho gasto es, en estos casos, de 5.500 euros (2.000 + 3.500).  El gasto deducible final es de 9.750 euros (2.000 + 7.750) si acreditan movilidad reducida, necesitar ayuda de terceros, o una discapacidad igual o superior al 65%.

:: Arranz de Blas. Todos los Derechos Reservados. 2015 ::  Desarrollo: NuevosMediosInteractivos