Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Si usted vende un inmueble urbano, ya sea terreno, vivienda o local,llaves no olvide liquidar el Impuesto Municipal sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (comúnmente denominado plusvalía municipal), que recae sobre el vendedor.

En las compraventas, al ser todos los gastos a cargo del comprador, se suele descuidar este impuesto a la hora de calcular los beneficios de la operación.

La cuantía a pagar por la plusvalía municipal dependerá de los baremos que haya establecido cada municipio. Al cuantificar su importe se tienen en cuenta las siguientes variables:

• La parte de valor catastral del inmueble que corresponda al terreno (dicho valor aparece en el recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, en el que se desglosa el valor catastral del suelo y de la edificación).

• El tiempo que haya transcurrido desde que dicho inmueble fue adquirido por parte del transmitente (a mayor antigüedad, mayor será el coste fiscal).

• Los baremos y tipos impositivos que haya establecido el ayuntamiento correspondiente, magnitudes que, normalmente, son más altas en los municipios con más habitantes.

En los últimos años, han sido varias las sentencias que ponen en tela de juicio esta forma de cálculo del impuesto (sobre todo en caso de inmuebles que han perdido valor o se han transmitido con pérdidas), cuestionando en algunos supuestos incluso su constitucionalidad.